“Oigo la tamborrada…”

Realicé esta foto el 26 de mayo de 2010. Está tomada desde el monte Igueldo de San Sebastián, en casa de mi prima Mercedes.
Mi viaje fue con motivo de una reunión con mis compañeras de Colegio. Todos los años nos vemos el día 25 de Mayo. Para mí un atractivo de este viaje es estar con mi prima Mercedes y su marido, Rafael Astrain, en su maravillosa casa desde la que tomé la foto.
Por esos días “repasaba” la lectura de “El Señor de los anillos” y en esa relectura encontré una frase que me sacudió. Hice la composición texto/foto y la tuve un tiempo de fondo de pantalla.
Ahora la vuelvo a tener en primer lugar.
Mi prima Mercedes nos ha dejado el 24 de Marzo de 2012. Pero creo firmemente que sigue entre nosotros. Mantengo un recuerdo en el que se funde la infancia y toda una vida, hecha de amores compartidos: padres, hermanas, primos… lo que es una extensa familia.
Conservo dos botones de muestra valiosos para expresar lo que unió a Mercedes con sus cuatro primas, además de la larga convivencia veraniega en el edificio de Fueros 5.
El día que mi madre cumplió 90 años nos reunimos en una comida familiar. Mercedes vino desde San Sebastián a Málaga, donde vivía mi madre. En el postre mi madre habló y se dirigió a cada uno de forma coloquial y natural. Recogimos sus palabras que hemos llamado “Elogio a la familia”, éstas son las que dedicó a Mercedes, aludiendo a su profesión de enfermera, siempre al servicio de las emergencias familiares:
“Mercedes. Tener a Mercedes en la familia es tener el premio gordo de la lotería. Todos lo sabemos… Me acuerdo el día 31 de octubre de 1978 que, con grandes problemas, dejaste todo y te dedicaste a mí y a tu tío. Tu tío se iba a morir y no se murió porque tú recorriste Roma con Santiago, hasta que nos dejaste en la Policlínica. Todos sabéis lo que ha sido Mercedes.
Y con Mercedes está Rafa, al que quiero muchísimo. Y sus dos hijos que ya no son sólo promesas: son realidades. Mercedes, recuerdo a tu madre; Luisa fue siempre una hermana para mí. Porque yo quería mucho a mis hermanas, pero se fueron y tuve cerca a Luisa, una cuñada a la que tanto quise”.
El otro botón de muestra que conservo con el mayor cariño es un sms, escrito por Mercedes el día de San Sebastián de 2011, fecha del aniversario de la muerte de mi padre. Nos lo envió a las cuatro hermanas y refleja su tono vital, siempre cariñoso: “Oigo la tamborrada y me acuerdo del tío Gregorio, ¡qué encantador era!. Muchos besos”. Un sms así no se borra del móvil.
En este mes de marzo de 2012, las primas hemos procurado acompañarla, sabiendo que con Mercedes todo es corresponder. Ahora está muy cerca de nosotros, muy cerca de Dios y de todos los que  seguimos queriendo.

Anuncios

5 comentarios en ““Oigo la tamborrada…”

  1. paloma mansfield

    Es edificante leer sobre familias que se han querido y se siguen queriendo hasta el mas alla. Siempre dejan una buena estela. Ojala la dejaemos nosotras. Tu ya vas por ese camino compartiendo como lo haces. Ya veo que Mercedes seguira viva en vuestro recuerdo.

    Me gusta

  2. Beatriz

    Tía, me he emocionado recordando a la tía Mercedes, a la que todos queríamos (y seguimos queriendo). Leyendo tu blog se siente el calor familiar que tanto me gusta.
    Beatriz

    Me gusta

  3. Pingback: El toldo de la playa – memorias donostiarras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s