El arte de cuidar: Matilde Echave

Diapositiva35

He leído la reseña de un libro: “El arte de cuidar”, el autor es Domingo Moratalla. Lo tengo entre los muchos posibles a leer. Pensándolo bien el arte de cuidar lo he visto en la realidad de mi vida y una persona que me salta a la vista es Matilde. En la entrada anterior del blg he hablado de su hermano, Txikito de Artadi, pero en mi casa la protagonista siempre fue Matilde. Empezó a trabajar muy jovencita en casa de mi abuela, cuando mi madre estaba soltera. Y al morir mi abuela, se vino con nosotros y con nosotros vivió años y años. Fue la mejor herencia que recibió mi madre. A mí, de pequeña, me parecía imposible que en algún momento de mi vida no estuviera Matilde.

         Ella vivía feliz con su trabajo; no podía hacerlo mejor. A su paso la casa brillaba, la ropa se esponjaba, nuestros vestidos siempre parecían nuevos.  Era fuerte y tenaz en su empeño, sin dejar de divertirse los domingos: “En Prínsipe Saboya hemos estado…”, una sala de bailoteo de aquellos años, donde se encontraba con toda su gente. Pero Matilde era más bien callada, su expresión era el trabajo, el estar a lo que hiciera falta. Sobriedad del modo vasco, sin perder nunca el acento familiar de la tierra.

         La vi un poco antes de morir. Estaba al buen cuidado de sus sobrinos que la querían muchísimo. Cuando nos dejó, al hilo del recuerdo, le dediqué una poesía. A mi madre le gustó. Siento no tener fotos de ella, pero creo que la retrato un poco.

A MATILDE

Aromas de caserío

brío de pelotaris,

es la esencia viva

de San Miguel de Artadi.

Tu marcha ha sido suave,

una ingenua luz en tu mirada,

me ha dejado el recuerdo silencioso

de tardes en delicia acompañada.

Tu voz de acentos entrañables,

con su ritmo tierno y permanente,

hacía aparecer entre nosotros

el sentir sincero de tu gente.

Tus manos entornaban las persianas,

en tus manos crecían los geranios,

y tus manos extendían día a día

el mantel del milagro cotidiano

Sin saberlo hiciste poesía,

claro brillo de espejos encerados

construiste hogar, no lo sabías,

pero en ti se forjaron otras vidas.

Aromas de caserío,

brío de pelotaris

es la esencia viva

de San Miguel de Artadi.

De Maite para Matilde

10-II-98

Dia2

Anuncios

2 comentarios en “El arte de cuidar: Matilde Echave

  1. anajavijaime@hotmail.com

    Me ha gustado mucho. He oído hablar de Matilde, siempre con mucho cariño.
    Las personas que nos cuidaron deben estar siempre en nuestro corazón.
    Beatriz

    Me gusta

  2. paloma mansfield

    Efectivamente, cuanto debemos a las que nos cuidaron y ayudaron tanto a nuestras madres. Un precioso poema, muy sensible y las ilustraciones tan emotivas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s