El Puerto de San Sebastián

Mi paseo por el Puerto, verano 2015
Mi paseo por el Puerto, verano 2015

El Puerto de San Sebastián es “txikito”. Se considera Puerto Deportivo, y es cierto, pero yo lo califico como un rincón entrañable, lleno de sabor y, sobre todo, de olor… ¿quién lo define? Me resulta difícil. El paseo por el Puerto es único.

         Si voy a la ciudad, vuelvo al Puerto. Hay un rescoldo de viejas historias marinas, pescadores avezados, jóvenes que se hacen a la mar por deporte o pesca… En los años de mi infancia el paseo iba acompañado de la degustación de un cangrejo o un cucurucho de quisquillas, todo a precio asequible para la edad y la época.

        

¡Qué sardinitas1
¡Qué sardinitas!

Actualmente hay restaurantes a la altura de los tiempos. Y también a la altura están los precios. Pero se paga el lugar, el aroma inconfundible, mezcla de mar, salitre y el residuo de las pequeñas embarcaciones.

         San Sebastián tiene un Puerto “capricho” porque el Puerto comercial está en Pasajes. Mejor dicho en los tres Pasajes: San Pedro, San Juan y Pasajes Ancho.

         Los pescadores profesionales han visto derivar su negocio hacia fines turísticos y deportivos. Transformación de los tiempos que corren, pero quedan páginas de historias protagonizadas por hombres y mujeres que han vivido del mar porque el mar era su vida.

Y un buen arroz, con sidra. ¡Así se come en el Puerto!.
Y un buen arroz, con sidra. ¡Así se come en el Puerto!.
Anuncios

8 comentarios en “El Puerto de San Sebastián

  1. Beatriz

    El puerto de San Sebastian me trae muchos recuerdos de los veraneos de mi infancia, casi que puedo sentir su olor a mar. Los cucuruchos de bígaros …umm ¡Qué ricos!

    Me gusta

  2. Sofia

    Es cierto. Recuerdo ir a pasear por la tarde y ver las redes en el suelo. Y el colofón era ese cartucho de bigaros que estaban tan ricos… También creo recordar que allí estaba el Acuario que me encantaba

    Me gusta

  3. Malen del Riego

    ! Qué recuerdos ! Primero mis paseos de niña , no se por qué me acuerdo de Matilde , luego con las niñas , les encantaba ir allí y Carlos decía que su ilusión sería subirse en una barca con los pescadores . Maite muchas gracias por tantos recuerdos

    Me gusta

  4. paloma mansfield

    Yo recuerdo las sardinas a la parrilla.. Como me gustaria comerlas otra vez! Si era una visita obligada aquello de ir al puerto y lo de obligada no es buena expresion… era de no querer dejar de hacerla.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s