Tiempos

AñasMe ha enviado esta foto Juan Carlos Alessandretti desde Argentina y me dice que la ha encontrado en el libro “País vasco” de Pío Baroja, publicado en 1953 y editado recientemente por Editorial  Txalaparta.

Parece una pintura de un tiempo que fue. Marcaron historia aquellas añas con su sabiduría natural y su honda psicología que, sin ellas saberlo, educaron generaciones de niños.

Son memorias donostiarras que yo no he vivido, ni tampoco mi madre que tuvo la compañía de su inolvidable mademoiselle Lucie -una dinámica francesa- con la que vivió su primera lección de historia: “La grand guèrre”.

Las guerras cambian costumbres e imágenes.  Mucho ha sufrido el mundo desde que estas añas/niños contemplaban la bella floración de Alderdi Eder. Otras modas y otros modos han sustituido la quietud de la tarde por un trepidante vivir.

Somos los mismos, pero otros. Las nuevas plantaciones de  tamarindos (o tamarices) echan ramas; se conserva la elegancia moderna de cochecitos ingleses. Moda viva. Aldedir Eder sigue siendo un bello lugar para estar. Cruzan niños con mochilas, acompañados de mamás y, sobre todo, de abuelos. Pocos se detienen. El color de la tarde es el mismo, el Cantábrico sigue cantando su rumor. Y mantenemos -sobre todo- el amor encendido a las generaciones que llegan: siempre niños.

 

Anuncios

3 comentarios en “Tiempos

  1. paloma mansfield

    Que anyas tan guapas, tan bien arreglada y que parque inolvidable. Que bonito lo que dices del cantabrico cantando su rumor.Parece que lo oigo. Y el olorcito a yodo. Algo que me extrano mucho al llegar a California fue el no percibir ese aroma de mar que cuando ibas por Lasarte ya te asaltaba.
    Ten un buen verano y yo tambien agradezco a Juan Carlos la evocadora foto.

    Me gusta

  2. Juan Carlos Alessandretti Aramburu

    Una foto preciosa, que da lugar a cantidad de comentarios. Empezando por esos coches de bebes ingleses, que hoy aun ,todavía se ven. Las añas tan queridas por las familias, que casi formaban parte de ellas. Luego las “misses” o “maidemoselles” que contrataban los padres, para que sus hijos se familiaricen con el segundo idioma. Alguna de ellas, como Kate O’Brien ( vivía con una familia de Bilbao) resultó posteriormente una gran escritora.
    En fin ,una foto que nos trasmite muchos sentimientos, de una época que ya fue.
    Saludos desde Ultramar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s