Vascos en acción

Desde hace tiempo quería escribir esta entrada del blog, pero necesitaba completar la información y, por fin, he recopilado datos, además de las fotos que he ido sacando cuando he tenido ocasión y que me sirven para ilustrar el texto.

En mis visitas al Puerto, desde niña, me ha llamado la atención el monumento a un pescador vasco, encabezado por una fuerte exclamación ¡MARI!. Ya he dicho que en esta tierra abundan los nombres de varón como José Mari, Juan Mari, Antón Mari, Pedro Mari… Se ve que al pescador/marino se le había caído la primera parte del nombre y le bastaba con el glorioso ¡MARI! coronando la escultura, donde se ve su rostro, curtido por el mar. He visto que también se le llama en crónicas “AITA MARI”.

Internet es una gran ayuda para hacer la historia. Así que no voy a escribir lo que viene tan bien narrado en El Diario Vasco del 9-I-2016, al cumplirse los 150 años de la aventura marina. Quien quiera conocer la historia puede entrar en la página y dedicar un rato a esta gran figura. Un vasco que no se anduvo con txikitas y plantó cara al mar salvando innumerables vidas, hasta que el mar tuvo a bien vencer la batalla. Así lo cuenta la inscripción que va en la base del monumento, con versos decimonónicos, pero convincentes.

Dejo constancia de que en este caso, la ciudad ha hecho un homenaje justo a José Maria Zubia. Al primer monumento sucedió otro mejorando la calidad, como nos cuenta la crónica periodística.

Dejo copia de las últimas líneas del artículo del Diario Vasco en las que se describe el nuevo monumento, ¡datado en el año 1901!. De esta forma memoriasdonostiarras se une al homenaje donostiarra a un vasco en acción.

“…En el nuevo, debido a la pluma de Antonio Arzac, reza el siguiente texto: «Mari. Urikalduak salbatu nayaz eman zenduben biziya, ta gaur daukazu, goitalchatuaz obiz itsaso aundiya: lo egin zazu baga zoñuaz… o gizon maitagarriya! Onraturikan zure gloriyaz donosti eta kantauriya». (Mari. Dio usted su vida queriendo salvar a los náufragos y hoy tiene, ensalzado como su tumba, el gran mar. Duerma con el sonido de las olas profundas. ¡Oh, hombre adorable! Honradas con su gloria San Sebastián y el Cantábrico).

La inauguración tuvo lugar el lunes 28 de octubre de 1901 y aunque en principio el Ayuntamiento había previsto dar al acto carácter de solemnidad, al final se optó por la discreción y quedó, como habitualmente se dice, en la más estricta intimidad.

La Sociedad Oceanográfica de Guipúzcoa, como prueba de su simpatía hacia la gente de la mar, se hizo cargo del cuidado del monumento y a partir de 1988 cada 9 de enero celebra un breve acto de homenaje. El 5 de diciembre de 1917 la ciudad puso su nombre a la calle que hasta entonces había sido conocida como Frente al Muelle (Kaiaurreko-kaia)”.

No es fácil la traducción del texto euskera. El Gobierno Vasco facilita un traductor de palabras y textos, pero advierte que no siempre se logra dar con la expresión exacta; quien utiliza esta aplicación tiene que tener en cuenta que la tecnología no acierta con lo que verdaderamente el escritor quiere expresar. Es decir que a la persona le toca poner el alma, aquello que nos hace semejantes a Dios: inteligencia, corazón, voluntad… AITA MARI, desde su pedestal nos recuerda lo que nos convierte  en verdaderas personas.

No puede faltar la música marinera compuesta con mucho corazón.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s