La magia de la radio

 

Regalo de boda de mi hermano Antonio. Radio con tocadiscos realizado en los años 30
Regalo de boda de mi hermano Antonio. Radio con tocadiscos realizado en los años 30

Hablar de la radio da para dos entradas, una con relatos de mi madre y otra con mis recuerdos.

         Fue el gran medio de comunicación del siglo XX.

         Empiezo con lo que oí a mi madre.

          “Al inicio de la década de los 20,  se empezó hablar de que en América había aparatos que reproducían música y voz, por medio de electricidad,  con unas lámparas que recibían el sonido y lo transmitían. Era el principio de la radio.

         Se hablaba de ella en categoría de lámparas:  “es de 4 lámparas, de 6 lámparas”. Los aparatos  eran grandes.

         La gente empezó a construirlas en tamaño reducido con cajas de puros y les ponían una piedrecita -galena- con una agujita. Cuando en San Sebastián hubo emisora, con aquello conseguíamos oír. “EAJ8  Radio San Sebastián” empezó a emitir en 1925.  La ciudad fue bastante adelantada, ocupó el número ocho entre todas las de España.

Tocadiscos
Tocadiscos

         La antena estaba  en el Monte Igueldo. Nos creíamos que trabajaban allí, pero transmitían desde la Avenida. Todo resultaba absolutamente novedoso.

         Nos daba mucha risa. En aquella época no existían buzones para las cartas y los carteros hacían el reparto en en cada portal. Empezaron  a llevar su aparato casero que les acompañaba en el trabajo. Las chicas  cuando bajaban por las cartas pedían: “¡Ay. déjame la galena!”  y todas en corro escuchaban. Me acuerdo que cantaba un tal Ramalle intérprete sobre todo de zarzuela. Recuerdo también una canción sudamericana sobre el caballo bayoSe escuchaba con frecuencia por la radio y la cantaba todo el mundo…  hasta se oía por la calle.

Marca Gaaris- Ganuza-Arismendi. Made in Donosti
Marca Gaaris- Ganuza-Arismendi. Made in Donosti

Mi hermano Antonio empezó a trabajar en ello y como era muy ingenioso  montaba aparatos trayendo piezas de Burdeos; incluso, con un amigo suyo  formó una sociedad que se llamaba GAARIS, marca compuesta con sus apellidos Ganuza -Arismendi). Llegaron a hacer modelos muy valiosos.

         Yo conservo  un aparato magnífico de consola,  con tocadiscos. Fue su regalo de boda y está actualmente en mi casa. Es una pieza de museo, modelo único de la marca GAARIS, nacida en San Sebastián a comienzos de los años treinta.

         Por aquella época nos gustaba mucho oír a las locutoras italianas porque tenían voces musicales  preciosas; recuerdo que escuchábamos la emisora de Milán porque las frecuencias llegaban lejos.

         La radio ha formado parte de mi vida. Por ella nos llegaban las noticias mundiales y2014-08-23 17.09.09 locales. Ya no hacía falta  el  “telegrama del Novedades” del que he hablado anteriormente. Era también medio de entretenimiento, de compañía… Daba que hablar porque todos escuchábamos más o menos los mismos programas y comentábamos las noticias. Con la guerra llegó lo que se llamó “el parte”, que ha derivado en los actuales informativos y en el telediario.

         La radio mantiene su encanto, por la proximidad de la voz, por su forma directa de llegar, por la primacía de la noticia, por la vivacidad de los comentarios, tanto de los profesionales como de los radioescuchas… A estas alturas de mi vida, aunque me entretiene la televisión, no sustituyo la magia de la radio.

Mueble cerrado
Mueble cerrado