En el Paseo Nuevo: dos fotos

 

Paseo Nuevo1

Hoy traigo un par de fotos, fechadas en agosto del año 62. Mi madre y mi hermana Myriam en el Paseo Nuevo. Es verano y el mar presenta su perfil sereno. Pero quien vive en Donosti sabe de sus broncas de otoño e invierno. Las olas encrespadas adquieren altura de varios metros. Hay momentos en que los donostiarras juegan a mojarse y a correr al compás de las olas, Pero en otros, es mejor no jugar… El mar embravecido se lleva todo lo que encuentra a su paso. Viene después la reconstrucción y al llegar el verano es de nuevo zona de paseos inolvidables.

Me gustan las dos fotos. Mi hermana Myriam estaba a punto de emprender una aventura americana en tierras de Bolivia donde trabajó unos años. Mi madre, en la plenitud de madurez. Las miradas parecen entrever un algo de misterio frente a la vida. El mar, un marco grandioso. Esbelta siempre la torre de Igueldo en su vigilia permanente. 

Mi padre no aparece porque es el autor de las fotos. Un entreverado de colores difusos en dos negativos rescatados del tiempo. Así han aparecido en un viejo sobre de material fotográfico. Es una proeza el revelado actual de estas fotos que merecen tanto la pena.

PaseoNuevo2